lunes, 25 de octubre de 2010

La Venezuela Agropecuaria y Época de los Caudillos (1830 - 1898)


1830 en Venezuela

        
       Cuando surge 1830, luego de la ruptura de la gran Colombia, comienza Venezuela su vida republicana, con la presencia omnipotente de la Oligarquía quien determinó la ruta a seguir por quienes administrarían el país. Hasta ese año todo había girado en torno a la Guerra y a la aplicación de  planes y programas para asentar la república. Desde ese entonces la nueva Venezuela se presentó con su propia identidad establecida sobre un basamento agrícola y ganadero, como única fuente de economía. 

La Oligarquía Conservadora (1830-1848)


      
       Al crearse la República de Venezuela como Estado soberano e independiente de Colombia, asume como Presidente Provisional (1830-1831) por la Constituyente de Valencia José Antonio Páez. Este primer gobierno se forma con el apoyo de jefes militares, intelectuales, comerciantes, campesinos y los sectores económicos de la sociedad. Durante este período el país sale del dominio colonialista para pasar a un dominio oligárquico, donde los grandes terratenientes, los caudillos militares son quienes van a dirigir la vida del país en todos los ordenes, pero no en armonía sino en feroces luchas rivales.
En relación a la sociedad, en este período es atrasada como en la colonia, su situación es de analfabetismo generalizado, razón por la cual, la mayoría de la población es excluida del sistema democrático. En materia económica, se caracteriza por la adopción de las ideas liberales de Adam Smith, basadas en el libre juego de la oferta y la demanda, como reguladora del mercado en contraposición con el proteccionismo estatal.

       A pesar de la inestabilidad y confusión del pasado, se convoca al pueblo para escoger sus representantes a una Asamblea Constituyente . La importancia de esta Asamblea, estriba en el hecho de haberse fijado en él las bases para refundar la República como nación autónoma y soberana. Unida a esta Asamblea va la estructura de la Constitución Nacional, la cual adopta un sistema centro-federalista. En ella se establece el derecho al sufragio pero de naturaleza censitaria. Esto quiere decir, que se realizará un censo para determinar quienes poseían bienes o gozaban de una renta anual, para que pudieran cumplir con el derecho al voto. Las diferentes facetas que transcurrieron desde 1830 hasta 1935, fueron el resultado de conveniencias políticas en los gobernantes de cada época en que sucedieron, tal es el caso de las revoluciones y momentos de crisis que se presentaron en el transcurso de la llamada Cuarta República.
Las Revoluciones como elementos influyentes en las bases políticas.

Se entiende por revolución como un suceso de fuerza colectiva (sinergia política) originada en estado de espíritu público, con objetivos político-sociales definidos que se propone transformar de modo radical la estructura jurídica y económica de un Estado. La revolución política es aquella que atiende más la estructura institucional que al movimiento de la sociedad. La revolución social busca nuevos prospectos para el beneficio de la comunidad, enmarcados hacia una forma diferente de ser y de vivir. En tal sentido, los sucesos que se produjeron en 1830 fueron el inicio de un movimiento de carácter revolucionario que rompió la estructura republicana colombiana político-administrativa, para crear una nueva República de Venezuela cambiando o agregando nuevos elementos a la Nación.

La Revolución de las reformas (1835).

Este movimiento surge como una rebeldía contra los poderes nacionales constituidos y contra el Presidente José Maria Vargas por dos razones: primero, los jefes militares (caudillos) no permitían que la máxima autoridad estuviese a cargo de un civil, cuando los poderes locales se encontraran en sus manos. Segundo, por las ambiciones personales de algunos militares defensores de la separación, esta coalición tiene como objetivo derrocar al Presidente y no a los principios que antes defendían; no se trataba de mejorar la institucionalidad, sino controlar el poder.  Entre los cabecillas de estos levantamientos se encontraban Diego de Ibarra, Justo Briceño, Pedro Briceño Méndez, Luis Perú de la Croix, José Laurencio Silva, Santiago Mariño, Carlos Maria Ortega, Andrés Ibarra y el coronel Carujo. Estos pretendían cambiar la Constitución de 1830 y establecer un gobierno militar desconociendo la autoridad de José Maria Vargas.
La revolución estalló el 7 de julio de 1835 en Caracas, extendiéndose a casi todo el país en donde habían muchos comprometidos en la conspiración. El gobierno tratando de reforzar el orden constitucional, llamó a filas a unos 10.000 hombres bajo las ordenes de José Antonio Páez.

Segunda Presidencia de José Antonio Páez (1839-1843)

       Fue proclamado por el Congreso el 1 de febrero de 1839 como Presidente. El gabinete quedo integrado por Diego Bautista Urbaneja en el Ministerio del Interior y Justicia; el coronel Guillermo Smith en Hacienda y Relaciones Exteriores; Rafael Urdaneta en Guerra y Marina, mas tarde Urbajea es reemplazado por Angel Quintero. La primera gestión de Páez es proponerle al Congreso la instalación de un sistema de defensa que consolide la paz en el país y lo proteja de cualquier invasión extranjera. Este período se caracteriza porque permite la libertad de prensa, todo ciudadano puede escribir y publicar libremente su pensamiento sin necesidad de censura; pero no puede abusar de esa libertad, pues de lo contrario será considerado como un delito punible. Se reconoce como abuso de libertad de prensa las publicaciones de escritos dirigidos a incitar la rebelión o perturbar el orden público.

       En este período surge un sector de la sociedad que desea ser escuchado y participe de la acción política. De este grupo aparece en escena política un fuerza social (el Partido Liberal) integrado por Tomás Lander, Tomás J. Sanabria, Marcano Mora, Jacinto Gutiérrez, Antonio Leocadio Guzmán y otros. Este partido hace de su ideología un programa político-económico y administrativo, divulgado a través del periódico El Venezolano, el cual circulaba una vez por semana.

Entre las ideas liberales se pueden mencionar las siguientes:

•  Cumplimiento rígido de la Constitución y las leyes.
•  Efectividad del principio alternativo en las funciones públicas.
•  Empleo del Poder electoral
•  Garantía de las libertades públicas.
•  Disminución de los impuestos.
•  Auxilio a las industrias.
•  Ley par organizar el ejército nacional.
•  Nombramiento de hombres ilustres, patriotas, independientes y dignos de    confianza del pueblo para las Cámaras Legislativas.
•  Abolición de la Ley del 10 de abril de 1834.
El objetivo de los liberales era concretar una política diferente, de fácil acceso al poder, pero para acabar con el monopolio político del grupo dirigente, en tal sentido, se puede decir, que este grupo de oposición no alteró las características del sistema político venezolano basadas en el caudillismo.

Presidencia de Carlos Soublette
(1843-1847)

     
        Las elecciones llevadas a cabo en 1842 llevan a la Presidencia al general Carlos Soublett, candidato propuesto por José Antonio Páez, el cual se encarga el 28 de enero de 1843 como Presidente Constitucional hasta 1847. El tren ejecutivo estuvo integrado por Juan Martínez en la Secretaria del Interior y Justicia; Rafael Urdaneta, en Guerra y Marina y Francisco Aranda , en Hacienda y Relaciones Exteriores. Mientras que en el Consejo de Gobierno se integró con Diego Bautista Urbaneja, Martín Sanabria y los sacerdotes José Félix Blanco y Rafael Espinoza.
       Durante este período Carlos Soublette sentó las bases para un sosegado desarrollo nacional, trató de normalizar la economía nacional golpeada por los desbarajustes de gobiernos anteriores, además otorgó completa libertad de expresión y libertad de prensa. Durante el ejercicio de la presidencia de Soublette es importante destacar tres hechos importantes para Venezuela en lo político y económico: 
       En el orden interno-político, es importante señalar el proceso llevado a cabo contra Leocadio Guzmán iniciado en 1844, por las publicaciones ofensivas contra el gobierno, aparecidas en el periódico "El Venezolano".
       En lo económico se acentúa la crisis de los precios internacionales de los productos agrícolas y pecuarios de exportación, esto hace que se agudice la crisis agropecuaria en Venezuela. Mientras tanto llega el proceso de las elecciones de 1846 el cual es importante porque termina una etapa y se inicia otra.

La Oligarquía Liberal
(1848-1857)


       Bajo un clima de tensión política se realizan las elecciones para elegir el nuevo presidente. El triunfo recae sobre José Tadeo Monagas, el cual se debió a dos causas: el apoyo de José Antonio Páez a su candidatura y el fraude electoral por parte del gobierno.  En un principio José Tadeo Monagas parece sublevarse a la voluntad y autoridad de Páez, por lo que éste cree poder seguir con su política continuista a través del recién electo. Sin embargo, esto no fue así, pues mientras Monagas va afianzando el poder éste busca el apoyo de los miembros del Partido Liberal, para poder actuar independientemente de Páez y para lograrlo colocar en puestos de confianza de la Administración Pública a familiares, amigos y algunos miembros del Partido Liberal, despidiendo a los funcionarios aliados de Páez. Esta determinación hirió el orgullo de los conservadores, quienes trataron de renovar una acción penal contra Monagas, por actividades subversivas de éste contra el orden constitucional.  



El ataque al Congreso Nacional
(24 de Enero de 1848)


Los representantes del Partido Conservador como esperaban ganar la acusación, resuelven trasladar las sesiones del Parlamento a Puerto Cabello como prevención a represalias del grupo liberal, cuya aprobación se logró el 19 de enero de 1848 después de varias sesiones; igualmente se organizó una Policía Interna de Congreso, acogiéndose a los preceptos constitucionales.

            El Ejecutivo objetó esta medida del grupo armado pero la Cámara no cedió a retirar esta Policía.  Cinco días mas tarde, el 24 de Enero de 1848, el Ministro del Interior Martín Sanabria concurrió a la sede del Congreso para consignar el mensaje Anual del Presidente, pero al saber el Vice-presidente de la Cámara José Maria Rojas lo detuvo hasta que concurrieran los otros Ministros quienes debían declarar sobre la situación del país.
 
Al correrse la voz de que el Ministro se encontraba secuestrado, por la Cámara el pueblo empezó a concentrarse frente al Congreso, la policía interna impidió la entrada del pueblo produciéndose un enfrentamiento en el cual resultaron varias personas muertas y varias heridas. El Presidente Monagas, al conocer de los sucesos se presentó en el lugar para calmar los ánimos de los liberales y buscar una salida constitucional al problema. La confusión reinante fue la oportunidad para que el gobierno se declara personalista: ni liberal, ni conservador; pero si, si se convirtió en una autocracia, la cual es una forma arbitraria, reaccionaria, personalista y anticonstitucional de ejercer el gobierno.

Presidencia de José Gregorio Monagas
(1851-1855)


       El Congreso escoge a José Gregorio Monagas Presidente para este período. Desde su inicio en la Presidencia fue blanco de ataques por la oposición liberal que no pudo lograr el poder. Sin embargo, el uso de las armas para dominar las rebeliones dominaron la situación. A través de la fuerza sin contemplaciones, se impuso la voluntad del gobierno y del Congreso. Los puestos claves de la Administración Pública la ocupaban hombres incapaces pero fieles al Gobierno dejando a un lado el bienestar de la Nación. Este régimen se caracterizaba por no tener un programa propio, pues todas las decisiones que se tomaban las imponía su hermano José Tadeo Monagas.
       Sin embargo, a pesar de la ineptitud y corrupción de esta administración, se llevó a efecto una determinación planteada por la clase terrateniente, que frente al descenso de los precios de los productos agropecuarios, se le hacía oneroso alimentar y sostener a los esclavos utilizados en esas faenas agrícolas, concibieron una emancipación en beneficios de sus latifundios: la abolición total y absoluta de la esclavitud llevada a efecto el 24 de marzo de 1854.

 

Segunda Presidencia de José Tadeo Monagas (1855-1858)

       En diciembre de 1854 se realizan nuevamente las elecciones en el país; los principales puntos de su estrategia fueron exaltar los méritos de su hermano José Gregorio y los de él. Su voluntad como Presidente estaba dirigida al establecimiento de un gobierno de paz y tranquilidad ciudadana, de respeto y acatamiento a las leyes. Pero su interés era seguir en el poder y para ello envió al Congreso un proyecto para reformar la Constitución. Sin embargo, una reforma de la Carta Fundamental requería una serie de trámites que debían seguirse según los estatutos del Congreso. La espera era larga, por ello el Jefe de Estado, para obviar los inconvenientes decretó una nueva Ley de División Político-Territorial de la República, en la cual se dividía el territorio en 21 provincias con la creación de las provincias de Táchira, Maturín y Amazonas, esta ley fue aprobada por el Congreso el 28 de abril de 1856; igualmente se dispuso que los Congresos futuros podían reformar la Constitución.
       El camino se abrió para la reforma constitucional, los representantes elegidos para el nuevo Congreso de 1857, apoyaron el proyecto presentado por Gobierno. La discusión y aprobación fue acelerado y el 18 de abril de 1857, el país tenía una nueva Constitución.

       La caída del régimen de los Monagas como consecuencia de la crisis política, económica y social del país tuvo como origen la acción revolucionaria del general Julian Castro gobernador de la provincia de Carabobo y generalizándose por las provincias del centro. Ante esta situación a Monagas no le quedó otra alternativa que asilarse en la Legación Francesa, dando por terminada su actuación que estuvo marcada por la corrupción, el peculado y el personalismo. La renuncia de Monagas ante el Congreso hizo que la Asamblea formase un gobierno colegiado de naturaleza provisional, integrado por Pedro Gual, Manuel Machín. Lucio Siso y Manuel Echeandía. Apenas duró tres días en sus funciones, ya que el 18 de marzo de 1858, Julían Castro entró a Caracas organizando un gobierno de fusión integrado por las corrientes políticas de la época, militares, conservadores, liberales y comerciantes. Lo más importante de estos acontecimientos fue la convocatoria a una Convención Constituyente (entendiéndose como una asamblea cuyo objeto es organizar el Estado), a la cual asistieron como diputados los mas brillantes de la política.

       Al encargarse el gobierno pronunció un corto discurso ratificando el lema de la revolución:

       Unión de los venezolanos y olvido de lo pasado. Sin embargo Julián Castro decía una cosa y hacía otra, pues pronto empezaron los arrestos, las represalias y las leyes perjudiciales para algunos ciudadanos. Unión de los venezolanos y olvido de lo pasado. Sin embargo Julián Castro decía una cosa y hacía otra, pues pronto empezaron los arrestos, las represalias y las leyes perjudiciales para algunos ciudadanos.


De la Federación a la Revolución Azúl
1858-1869

                                                                 
      
        El principal logro de la Convención Constituyente fue la elaboración de la Constitución de 1858, que pasa a sustituir a la de 1830; la misma ampara que todo venezolano mayor de 20 años puede elegir por votación directa y secreta al Presidente, Diputados y Gobernadores de provincias. Se consagra la separación de los poderes. Esta Ley Suprema por democrática que haya sido no pudo contener el estallido social que se avecinaba. El derrocamiento del gobierno de Castro lo precipitó el decreto presidencial, a través de él se expulsaba del país a personalidades de todos los órdenes de la vida nacional entre ellos Ezequiel Zamora, Juan Crisóstomo Falcón, Leocadio Guzmán, Napoleón Arteaga, Rafael Urdaneta (hijo) Félix Alonso, Antonio Guzmán Blanco y Juan Hurtado. Luego este grupo se unieron a otros desterrados políticos y establecieron un gobierno en el exilio para derrocar a Castro. Sin embargo, los acontecimientos se precipitaron con la entrada de un grupo de liberales-federalistas por la Vela de Coro y desde allí se anuncia el inicio de la revolución federal.

        La conducta que Castro mostraba a favor de los federales y en contra de la Constitución, produjo ataques y alzamientos militares, ante tal situación el comandante de la Guarnición de Caracas, coronel Manuel Maria de las Casa en combinación con los batallones Convención, Prado y 5 de Marzo, procedió al derrocamiento y prisión de Castro. Manuel Felipe Tovar fue llamado para que se encargara provisionalmente del gobierno, siendo juramentado el 29 de septiembre de 1859.

       El gabinete ministerial quedo integrado por: Enrique Pérez de Velasco en Relaciones Interiores y Justicia; Juan José Mendoza en Relaciones Exteriores; Eduardo Calcaño en Hacienda y José Antonio Páez en Guerra y Marina. Durante este gobierno fueron indultados algunos presos políticos, los cuales al salir libres se unieron a la revolución federal, lo que ocasionó que la crisis política que vivía el país se agudizara mas, además de esto el juicio político contra Julián Castro trajo grandes disputas, sin embargo, Castro fue encontrado culpable de los delitos imputados, pero no se le aplicó condena.
Esta decisión puso al país en peor situación política, lo que obligó al Presidente Tovar nombrar para la Jefatura Suprema del Ejército a Páez, pero el alto militar empezó a presionarlo y a tratar de imponer su voluntad, por lo que Tovar se vio obligado a presentar la renunciar ante el Congreso Nacional.
Al renunciar, Tovar se encarga el Vicepresidente Pedro Gual el 21 de mayo de 1861, éste nombra un gabinete de fusión integrado por liberales y conservadores, nombra a Páez como Jefe del ejército, Gual igual que Tovar siguió cometiendo errores al tomar determinaciones que afectaría su gobierno, entre las cuales esta, la destitución de Páez de la Jefatura Suprema del Ejército, esta decisión hizo que el jefe de la Guarnición de Caracas declarándose como paecista los puso preso y proclamó la dictadura del general Páez.


La Revolución Federal 1859-1863


       La Revolución Federal o Guerra Larga fue liderizada por la coalición entre los miembros del Partido Liberal y la élite de los terratenientes, independientemente de la tendencia política se unen porque ambos son excluidos del poder. Este movimiento revolucionario gira alrededor de Antonio Guzmán Blanco quien asienta el soporte político e intelectual, mientras que Ezequiel Zamora representa la figura pública y líder del pueblo.

       Este último al estallar la guerra federal, desembarca en Coro para luego proclamar en los Llanos La República Federal, extendiendo su popularidad va ganando batallas en Barinas, Portuguesa y Apure. Constituyendo los estado federales.
Los líderes de esta revolución se aprovechan del campesinado, el cual no lucha por un ideal político o un programa económico y social estructurado, sino por lo que le ofrezca el caudillo para superar su pobreza y opresión. Es por esto que Zamora se aprovecha de las necesidades de las masas y hace de ellas su programa. Los programas federales finalmente se imponen, el Convenio de Coche muestra que el objetivo de los jefes liberales es político, ya que el mismo fue un acuerdo entre los jefes militares que solo mencionaban aspectos de la futura situación y organización política del país.  Es así como el poder, la autoridad, la riqueza y las tierras cambian de dueños, es decir, de conservadores y oligarcas a los caudillos liberales y revolucionarios, pero el sistema es el mismo. Esta situación es el resultado de la Guerra Federal y las causas que explican los levantamientos y la violencia que se va a caracterizar los años siguientes.

Gobierno Dictatorial de José Antonio Páez
1861-1863

 José Antonio Páez se instala como dictador el 10 de septiembre de 1861 y por decreto del 1 de enero de 1862 organiza el gobierno. El gobierno de José Antonio Páez consciente de su debilidad, intenta negociar con Juan Crisóstomo Falcón, y por ello firman el 22 de mayo de 1863 el Convenio de Coche con el propósito de ponerle fin a la guerra y estudiar la forma mas conveniente para darle a la República un nuevo sistema político-administrativo. Posteriormente, tienen como punto decisivo convocar a una asamblea para que asuman el gobierno y se encarguen de nombrar a un nuevo Presidente. Aceptada la proposición Páez renuncia, el Presidente provisional escogido por la Asamblea es Juan Crisóstomo Falcón y el Vicepresidente provisional Antonio Guzmán Blanco; Páez sale al extranjero donde muere 10 años mas tarde


Gobierno de Juan Crisóstomo Falcón
1864-1868

 
      
El 24 de diciembre de 1863 se instaló la Asamblea Nacional Constituyente, donde ratifican al general Falcón como Presidente Constitucional de Venezuela, después de juramentado continuó con su programa de federalización de la administración pública. A pesar de esto, su gobierno no es capaz de poner orden en la administración y en la economía nacional; la población no alcanza un mejor nivel de vida finalizada la guerra.
Juan Crisóstomo Falcón continúa con la práctica caudillista, sin tomar en cuenta la Constitución ni los demás organismos del poder; se da a la tarea de repartir grandes extensiones de tierra producto de las expropiaciones o terrenos propiedad del estado a sus allegados y familiares.

Durante la administración de este gobierno se amplían los latifundios y minifundios, en tanto que la relación de trabajo entre hacendados y campesinos se lleva a cabo bajo un sistema feudal peor que el régimen colonial. La miseria, el desempleo, la desnutrición, la economía de subsistencia, el odio clasista y racial no desaparecen. Los peones de las haciendas siguen siendo siervos tradicionales excluidos de la economía monetaria. Ante la situación del país lleno de problemas de todo orden, Falcón se declaró en campaña y se fue a descansar a Paraguaná. A finales del gobierno de Falcón , liberales y conservadores se levantan en armas para nacer la Revolución Azul.


El Guzmancismo hasta la Restauración 1870-1899


La Revolución de Abril de 1870 :

       Esta revolución fue llevada a cabo por Antonio Guzmán Blanco y los caudillos liberales Pulido, Salazar, Crespo, Alcántara y otros. A tal efecto éste (Guzmán) preparó en Curazao la invasión que haría en Venezuela por Curamichate el l4 de febrero de 1870, dando principio a nuevos acontecimientos.  En tal situación Guzmán Blanco envió al gobierno de José Tadeo Monagas las bases de un acuerdo que contemplaba los siguientes puntos:
•  Reconocimiento de la revolución y su autoridad, en los Estados donde dominaran las fuerzas del gobierno.
•  Reorganización de los gobiernos de los Estados donde hubiesen enfrentamientos en el momento de la firma del acuerdo, esta se haría por consulta a la opinión pública.
•  Convocatoria a un Congreso de Plenipotenciarios en el que se determinaría la reorganización del país
•  Guzmán Blanco no formaría parte en el nuevo gobierno que se organizase en el Congreso, y si era necesario saldría del país para lograr la paz en Venezuela.
El gobierno no aceptó ninguno de los puntos, retó a Guzmán Blanco a seguir la lucha y éste llegó a Caracas el 27 de abril de 1870 declarándose dictador, al mismo tiempo decreta que:

       Quedan desconocidas por la revolución que presido, todas las elecciones, leyes, contratos, decretos, resoluciones y demás actos expedidos hasta ese momento, pero la Constitución de 1864 la declaró vigente. Con estas palabras Guzmán Blanco se proclama única autoridad. Nombra un gabinete de su confianza y lo maneja a capricho; asimismo intenta crear un estado que sea capaz de implementar eficazmente su poder en toda la nación, con capacidad de concentrar la toma de decisiones políticas y económicas e imponerlas al resto de la sociedad. El mecanismo ideológico para conformar el Estado Central sigue siendo el liberalismo, apoyado en la idea de progreso, en tal sentido necesita incorporarse a la conciencia nacional , y para eso se debe hacer a través de la instrucción pública, que a partir de ese momento y por decreto presidencial el Poder Público tiene la obligación de impartir y controlar en todo el país.
       Durante este gobierno surge un conflicto religioso entre el Arzobispo de Caracas, Guevara y Lira y el Obispo de Mérida Hilario Rosset por oponerse estos a dar gracias a Dios por las victorias de las armas del gobierno en acciones de guerra. Guzmán Blanco en el ejercicio gubernamental fue un autócrata, que castigó duramente a sus enemigos políticos. Sin embargo, logró organizar la Hacienda Pública, levantando el crédito venezolano antes las naciones europeas, rescatando para la República el respeto que se había perdido. En los siete años de gobierno de Guzmán Blanco, se demostró un empeño en lograr la transformación del país para darle un aspecto de modernidad y progreso, es por esto, que en su administración se desarrollaron un conjunto de obras urbanísticas para Caracas en edificios y obras de servicio.
       Otro hecho importante fue la promulgación de la Constitución de 1874, en ésta al igual que la Constitución de 1830 se realiza nuevamente una división político-territorial.  A finales de 1876 se realizan nuevamente las elecciones según lo pautado en la Constitución vigente (1874), Linares Alcántara obtuvo la mayoría de votos y fue proclamado Presidente de la República para el período 1877-1879. Este antiguo incondicional de Guzmán Blanco, prometió continuar con su política, pero no fue así, presionado por los opositores de Guzmán publicó un decreto de amnistía general para todos los enemigos del gobierno anterior.  Desafortunadamente, en una visita administrativa que Linares Alcántara hizo a La Guaira en un banquete fue envenenado un año antes de finalizar su período. La vacante fue cubierta con el Dr. Laureano Villanueva, Ministro del Interior y luego con el presidente de la Alta Corte Federal Dr. Jacinto Gutiérrez.

La Revolución Reivindicadora

        Encabezada por Gregorio Cedeño , quien aspiraba obtener la Presidencia, pero como la Asamblea no le otorgó la envestidura se alzó en armas, el ejército del gobierno se atrincheró en la Victoria, pero fueron derrotados por los alzados, quienes entraron a Caracas triunfantes el 13 de febrero de 1878. Cedeño se encargo del gobierno en nombre de Guzmán Blanco proclamándolo Supremo Director de la República. Guzmán Blanco regresó al país encargándose de la Presidencia durante el período 1879 a 1884, cuyo gobierno se denominó Quinquenio Guzmancista. 

La Revolución Legalista 1889-1899

 

       El sistema político venezolano entre 1888 y 1899 no fue capaz de consolidar el Estado Central, impulsado por Guzmán Blanco, ya que la violencia se hizo sentir de nuevo en el país, al producirse continuos levantamientos armados.
Una vez Antonio Guzmán Blanco fuera de la escena política, cada caudillo s e consideraba el as capacitado para asumir el poder, además se comienza a gestar un movimiento que pretende eliminar la influencia de Guzmán Blanco, pues se retomó nuevamente el tema de la Constitución. Ante tal situación, el Dr. Rojas Paúl elegido para el período 1888-1890 logra que su mandato se deba al reconocimiento público y no a la voluntad de Guzmán. El Dr. Juan Pablo Rojas Paúl impone a Raimundo Andueza Palacio como el sucesor, la política personalista de éste hace que en 1892 estalle la Revolución Legalista, dirigida por el general Joaquín Crespo acompañado de su ejército. La revolución estalla en nombre de la defensa de los principios constitucionales, debido a las pretensiones continuistas de Raimundo Andueza Palacio.


       En vísperas de las elecciones de 1893, se encuentran varios grupos políticos disputándose el poder: los liberales blancos, el partido republicano liberal y los liberales amarillos; pero Joaquín Crespo los convence de unirse para apoyarlo como único candidato y así eliminar la influencia y amenaza de Guzmán Blanco y Rojas Paúl, quienes ya se habían organizado para derrocar el gobierno. De esta forma Joaquín Crespo consigue que el Congreso lo nombre Presidente para el período Constitucional 1894-1898.
En tal situación el presidente Vargas decide renunciar ante el Congreso Nacional, además promete nombrar a otro militar para la Jefatura Suprema del Ejército y convocar una Convención.  Las fuerzas militares reformistas deciden encarcelar y expulsar del país a José Maria Vargas junto con el Vice-presidente Narvarte, pero antes de ser expulsado, reúne al Consejo de Gobierno para nombrar al general José Antonio Páez Jefe del Ejército Constitucional. En tal situación Páez se impone sobre el golpe de Estado, rescata la Constitución y obliga a los reformistas a abandonar la capital y el gobierno que habían usurpado inconstitucionalmente. Vargas regresa y se encarga del  poder, reconociendo los méritos de Páez y demás constitucionalistas. Después de ocho meses de haber regresado del exilio, renuncia el 24 de abril de 1836 ante el Congreso, encargándose de la Presidencia el Vice-presidente Andrés Narvarte el cual duró hasta el 20 de enero de 1837. 
Luego, el Congreso elige al nuevo Vice-presidente que resultó ser el general Carlos Soublette, este regresa de España en donde era embajador. La agitación social continúa a causa de las políticas económicas y sociales incapaces de satisfacer las necesidades básicas, alimento, vivienda y salud. En medio de esta tensión social el Congreso entra en una fuerte polémica en relación a las políticas que se debían aplicar para controlar esta agitación, luego de intensos debates se impone la posición mas radical, sentando las bases de una constante inestabilidad política y social.


1 comentario:

Anónimo dijo...

no me gusta no me sirvio de NADA seria mejor si pusieran las caracteristica sociales politicas y economicas entre ese mismo periodo

Publicar un comentario en la entrada